CARACTERÍSTICAS GENERALES DE ITALIA


Nombre Oficial: República Italiana.

Localización:

Está situada en el centro del mediterráneo, y está delimitada por el arco de los Alpes y por el mar Mediterráneo. Los Alpes la separan al oeste de Francia, al norte de Suiza y Austria, al este con Yugoslavia. En su territorio se hallan comprendidos dos estados independientes: La Ciudad del Vaticano (situada en Roma) y la República de San Marino (localizada en el Monte Titano).

Extensión: 301.277 Km2.

Capital: Roma.

Lenguas: Italiana (oficial y mayoritario), Sardo y Franco Provenzal

Religión: Católica.

Moneda:

La unidad monetaria en Italia es la Lira. El cambio de moneda extranjera, (cheques, cartas de crédito y cheques de viajero) es libre y se efectúa en los bancos, en las agencias de cambio, en las oficinas de turismo y en los hoteles expresamente autorizados.

Ciudades más importantes:

Después de Roma, las más importantes ciudades de Italia son: Milano, Torino, Génova, Venecia, Trieste, Bologna, Firenze, Napoli, Bari, Palermo y Cagliari. Son grandes ciudades no sólo por el número de habitantes y por la extensión topográfica, sino también por la historia, fama y riqueza de los monumentos y museos y la animación de la vida económica y social.

Clima:

Pueden distinguirse en Italia dos grandes zonas climáticas: continental y mediterránea. La Italia continental comprende las montañas y valles alpinos y la gran llanura del Po, en el norte del país. La mediterránea abarca península y las islas.

 

Flora y Fauna:

La cubierta vegetal de Italia se ha visto modificada por miles de años de civilización, de tal manera que sólo en las altas montañas se conserva un estado próximo al natural. Sin embargo , algunos paisajes muy humanizados, como los de Toscana y Campania, se consideran modelos de armonía entre hombres y naturaleza. Encinares, robledos, hayedos y pinares han sido sustituidos en muchos lugares por los cultivos característicos del área mediterránea: viñedos, olivares y campos de cereales. En las mesetas y colinas de la Italia meridional y central se encuentran la formación de garriga o estepa arbustiva mediterránea, mientras en Cerdeña la cobertura vegetal, más densa, constituye el maquis. En Cerdeña, Sicilia y el sudeste de la península abundan los paisajes desnudos y degradados.

La fauna natural se conserva principalmente en las zonas montañosas, donde los animales se hallan protegidos en parques nacionales. Ibices, corzos, gamuzas, linces, armiños y osos pardos son propios de la región alpina, mientras que en otras regiones viven lobos y zorros. Abunda la pesca fluvial (trucha, esturión, anguila), y en las costas se encuentran saltamontes, atunes y algunos tiburones y peces espada. Corales rojos y esponjas crecen en las zonas marítimas cálidas del sur.

Población:

La población italiana es en su casi totalidad de raza blanca, predominando el tipo mediterráneo. A pesar de las intensas mezclas étnicas habidas a lo largo de la historia, y muy particularmente las debidas a las fuertes migraciones internas de los últimos decenios, puede apreciarse que el tono de piel y de cabello generalmente son más oscuros en el mediodía que en el norte.

Italia es un país densamente poblado de la antigüedad. El crecimiento de la población italiana a sido constante desde el final de las guerras napoleónicas , a principios del siglo XIX. Particularmente, en el último tercio de ese siglo y en la primera década del XX, la reducción de la mortalidad, que no fue seguida de una reducción comparable de la natalidad hasta varias décadas más tarde , provocó un incremento rápido de la población italiana , siguiendo con algún retraso la curva de crecimiento de los países desarrollados de Europa. A partir de la segunda guerra mundial, la evolución demográfica de Italia se ha moderado, de manera muy similar a la de los países del norte de Europa.

La población italiana está densamente concentrada en las zona tradicionalmente industriales (Piedemonte, Lombardía, Liguria) y en las de mayor riqueza agrícola (llanura del Po, Campaña )